Conozca los planes regulatorios del gobierno español para crear un nuevo impuesto sobre determinados servicios digitales.

Según los expertos, este nuevo modelo gravará a las compañías, en las naciones, en donde se den los beneficios. Sin embargo, no está arropado por los acuerdos para librar la doble imposición, que comprenden los impuestos sobre la renta o el patrimonio. En últimas, lo que se pretende con el impuesto futuro es gravar el valor incorporado a los servicios que se suministren.


Por sugerencias de distintas organizaciones internacionales, España trabaja en la puesta en marcha de esta tributación, ya que son muchas las operaciones de la economía digital que no representan dinero alguno ante Hacienda. De tal manera que el Impuesto a los Servicios Digitales verá la luz con la meta clara de gravar dichas operaciones.


Esta medida tiene como base la proposición de la Comisión Europea, emitida el pasado 21 de marzo de 2018, para ajustar la recaudación con los modelos de negocio que proliferan en formato digital.

Share This: