El Impuesto sobre Sociedades se debe abonar en los 25 días siguientes a los seis meses después del cierre del ejercicio, durante el cual los contribuyentes deben hacer pago anticipado del impuesto en los meses de Abril, Octubre y Diciembre.

Abonos mencionados son deducibles del impuesto final, sin embargo, por la normativa actual, existe un pago mínimo para las empresas cuyas cifras de negocios alcanzan los 10 millones de Euros en los últimos 12 meses, de acuerdo al resultado contable.

Conociendo estas normas y como llevar una planificación correcta del resultado contable, en su empresa puede contribuir a un ahorro fiscal importante y un efectivo aplazamiento del pago del impuesto en asunto.

Las empresas y establecimientos permanentes situados en España deben efectuar un pago del Impuesto sobre Sociedades a más tardar el 20 de Octubre, siguiendo uno de los métodos a continuación: 

  1. 18% de la cuota correspondiente al último ejercicio con plazo de vencimiento de declaración hasta el 1 de Octubre.

Los contribuyentes con ejercicios coincidentes con el año natural deben tomar en cuenta el ejercicio de 2016, quienes tuvieron plazo de declaración hasta el 25 de Julio de 2017.

  1. El método que se aplica tomando en cuenta la base imponible desde el comienzo del ejercicio fiscal hasta el 30 de Septiembre, es obligatorio para las empresas con cifras de negocios en los últimos 12 meses desde el inicio del ejercicio, con más de 6 millones de Euros, con la opción del resto de los contribuyentes para optar por el mismo.

El porcentaje general es de 17%, sin embargo para las empresas sujetas al tipo final de impuesto de  25%, en función del importe neto de las cifras de negocio en el periodo referido, los porcentajes que se aplican son los siguientes:

  • Para los montos entre 6 y 10 millones: aplica el tipo general de 17%
  • Desde los 10 millones: 24% para las empresas sujetas al tipo anual de 25%.

Adicionalmente a un porcentaje mayor, el pago mínimo que deben hacer estos contribuyentes es de 23% del resultado contable del periodo afectado por el pago fraccionado. En esta situación no se cuenta con ajustes extracontables negativos ni la compensación de bases imponibles negativas, las que disminuyen el impuesto final.

Por estas razones se aconseja hacer la planificación posible del devengo de los ingresos de la compañía al mes de Diciembre, y diferirlos, para que no se computen en el pago fraccionado aunque son parte del resultado contable final.

Y para concluir, siembre hay que tener presente que el ahorro fiscal depende de una planificación anticipada y detallada.

Share This: